martes, 22 de febrero de 2011

Bolos con el gato

Todos hemos jugado con un gato y una luz y todos los gatos han seguido a la luz sin importarles el entorno, pues bien, digamos que este sujeto a subido este jueguecito a un nuevo nivel



¡¡OHH SÍ!!, ¡juguemos a los bolos!

jueves, 17 de febrero de 2011

El mejor matarratas... adoptar a un gato

Así lo explica canarias7.es:

"El número 10 de Downing Street tiene desde este martes un nuevo inquilino, un gato de cuatro años llamado Larry, que ha sido adoptado para acabar con las ratas que han aparecido en la residencia oficial del primer ministro británico

El gato atigrado, procedente de un refugio de animales, llegó a la residencia del primer ministro, David Cameron, y su familia después de que los británicos vieran una gran rata negra junto a la puerta principal durante una retransmisión informativa de la BBC.



Un portavoz de Downing Street aseguró que Larry ya ha demostrado ser un buen cazador de ratas, habilidad que cultivó durante los años que pasó en las calles antes de ser recogido por las autoridades.

Se dice que en Londres, una ciudad muy húmeda con grandes zonas verdes y numerosos canales de aguas subterráneos, nunca se está a más de 10 metros de distancia de una rata y es muy habitual ver a estos animales por la calles o en las vías del metro.

El portavoz de Downing Street no aclaró si Larry accederá a la zona de la residencia en la que vive el primer ministro, su mujer Samantha y sus tres hijos, el último de ellos una niña de seis meses.

La llegada de Larry en el interior de una jaula transportada por una furgoneta fue recogida por los medios de comunicación que habitualmente hacen guardia frente a este emblemático domicilio.

Larry se convierte así en el último de una larga lista de gatos que han ostentado el titulo oficioso de "Ratonero Jefe".


La Thatcher

En 1989, con Margaret Thatcher como inquilina, fue adoptado Humphrey, un gato callejero que permaneció en la residencia con el siguiente primer ministro, John Major, hasta 1997.

Se mudó seis meses después de la victoria ese año del laborista Tony Blair, y fueron muchas las informaciones que culparon a su esposa Cherie, a la que no le gustan excesivamente los animales, de que se prescindiera de los servicios de Humphrey.

El gato encontró nueva casa en el domicilio de un funcionario, donde vivió "jubilado" hasta su muerte en marzo de 2006.

El último felino que había pasado por Downing Street, en este caso por el número 11 (residencia del ministro de Economía), fue la gata Sybil, propiedad del ex canciller del Exchequer Alistair Darling, que, según diversas informaciones, no se adaptó a la vida urbana y fue enviada a la casa de campo escocesa del ex ministro.

Otro gato famoso y testigo de excepción de alguno de los momentos clave de la Historia del siglo XX fue el conocido como "Ratonero de Munich", que vivió en Downing Street durante los Gobiernos de Neville Chamberlain y Winston Churchill en las décadas de 1930 y 1940.

En un país en el que los animales son cuidados y respetados al máximo, también se recuerda todavía a un gato de nombre Wilberforce, que llegó como cachorro para acompañar al primer ministro laborista Edward Heath en la década de 1970 y que fue el caza-ratones oficial de la residencia hasta su "jubilación" en 1986.

Margaret Thatcher autorizó su retiro, no sin antes aprovechar uno de sus viajes a Moscú, en pleno proceso de colapso del bloque soviético, para comprarle de manera especial una lata de sardinas. "

Ya ven, si tienen problemas con las ratas, antes de desinfectar y perder su vida con matarratas y trampas de malamuerte, adopta un minino, que la cosa esta muy mala.